En este paraíso guerrerense se extiende una vasta barra que abarca desde el oceano Pacífico y la Laguna de Tres Palos. La zona tiene una gran variedad de playas, tan hermosas y accesibles, que son muy visitadas por los habitantes del lugar. Los turistas acuden a Barra Vieja encuentran un oleaje que va de regular a intenso, alternativas para dar paseos a caballo, y además, degustar platillos típicos como el pescado a la talla y otros más. Luego, siguiendo la carretera principal de la zona, a solo 5 kilómetros al noreste de Barra Vieja, aparece el puente bajo, mismo que se levanta sobre el río Papagayo, otra de las maravillas naturales del estado de Guerrero.