Dos de los principales focos turísticos del estado de Guerrero, se perfilan como puntos imperdibles para quien recorre esta entidad del sur del país.

Acapulco y Taxco, Taxco y Acapulco. Se trata de destinos complementarios que vale la pena visitar en conjunto, en el marco de unas vacaciones, para aprovechar el turismo recreativo y el turismo cultural que presenta cada uno de estos sitios mágicos.

Acapulco fue en la década de 1950, el destino turístico más famoso del mundo, por su glamour y hermosas playas. Cuando visites Acapulco, te aconsejamos disfrutar del espectáculo de los clavadistas en La Quebrada, para ver cómo estos valientes acróbatas se arrojan de un acantilado de 35 metros de altura.

En cambio, en Taxco, lo más destacado son sus artesanías de plata, sus calles, llenas de leyendas y tradiciones y el magnífico Templo de Santa Prisca, construida como casi todo este Pueblo Mágico, por el minero francés José de La Borda entre los años de 1750 y 1758. Esta iglesia atesora 9 retablos recubiertos con hojas de oro, los cuales han permanecido inalterables durante siglos.