En la República Mexicana abundan las mansiones, haciendas y conventos que han sido transformados en hoteles varias de estas construcciones han sido declaradas como monumentos de la nación y preservan su decoración y mobiliario originales. Las haciendas de los Pueblos Mágicos, por lo general tienen vastos jardines y las principales comodidades de nuestro tiempo. No obstante, también es cierto que a algunos de los hoteles que se encuentran instalados en mansiones, haciendas y conventos antiguos, no se les permite alterar su estructura, para ofrecer novedosos servicios, para respetar la integridad histórica de esos inmuebles.