Las diferentes combinaciones y sabores, oriundos o adoptados en Taxco, ofrecen a los turistas varias delicias gastronómicas, desde lo más autóctono y primitivo, como es el caso de los insectos vivos, hasta los alimentos más convencionales y de corte clásico. No obstante, el platillo más tradicional de Taxco son los insectos jumiles, los cuales habitan en los encinos y fue un alimento sagrado para los indígenas prehispánico. También tenían un uso terapéutico para los precolombinos, al cual nombraban como xotlinilli.

El modo más tradicional de comer jumiles es mientras están vivos, en tacos, aunque también se les puede hallar como ingrediente de un delicioso mole. Los jumiles tienen un especial sabor a canela por la alimentación de estos insectos, principalmente de hojas de encino y tallos. Es tan importante este alimento para la cultura de los habitantes de Taxco, que en el mes de noviembre se efectúa la llamada Feria del Jumil, en el cual estos insectos se pueden saborear en diferentes maneras.

Otras especialidades deliciosas de la gastronomía de Taxco son la cecina natural, las carnes de puerco, res o pollo, con almendras, aceitunas y uva pasa; el fiambre, que mezcla especias, carne y frutas; el pozole, los tamales de frijol, ciruela y calabaza. Y todo lo anterior acompañado de la bebida típica conocida como “berta”, la cual se prepara con tequila, limón, miel, hielo y agua mineral.