Tehuacalco es un importante yacimiento arqueológico del estado de Guerrero. Se localiza en la zona alta de una gran loma. Allí aparecen diferentes monumentos alrededor de una enorme plaza. Tal planificación arquitectónica y urbana, remarca la relación del propio asentamiento, en su conjunto, con los cerros circunvecinos. Varios de ellos eran considerados como sagrados: el Capulín, la Compuerta, el Gavilán y Tierra Colorada. De este modo fue representado el modelo cosmogónico de los habitantes prehispánicos de Tehuacalco. Hasta la fecha han sido desenterradas 19 estructuras, de las cuales sobresalen complejos arquitectónicos como La Encinera o Templo Principal, El Palacio, El Templo del Espejo de Agua, el Juego de Pelota y La Plataforma Habitacional.