Una vez que se consumó la Conquista de México, por parte de España, en el año 1528 fue establecido un espacio minero en la comunidad de Tetelcingo. Siglos después, esta misma población se transformó en la actual ciudad de Taxco. En 1570 Tetelcingo, junto con Tenango y Cantarranas, firmaron el Real de Minas de Taxco. La explotación minera en esta zona del actual territorio guerrerense, se transformó en una de las actividades económicas más relevantes de la Nueva España. Como puede advertirse, este Pueblo Mágico de Guerrero tiene una rica historia que ha dejado diversos vestigios arquitectónicos y referencias culturales. Conoce todo ello y disfrútalo al máximo: visita Taxco de Alarcón.